Latinos exonerados de condenas entre ellos hay dominicanos

Por Maria Peña.-Cerca de una veintena de latinos figuran entre más de un centenar de personas exoneradas en 2015 por crímenes que no cometieron, según un informe divulgado este miércoles, que contribuye al llamado de una reforma judicial en EEUU.

Según el informe, 149 personas ya habían pasado un promedio de más de 14 años en prisión –y al menos cinco estaban en el “corredor de la muerte”-, antes de ser puestas en libertad. Del total, 19 son de origen latino.

Se trata de una cifra “récord” de exoneraciones en EEUU, si se compara con la cifra de 139 en 2014.

En total, el Registro Nacional de Exoneraciones, de la Facultad de Leyes de la Universidad de Michigan, ha documentado 1,733 exoneraciones desde 1989, incluyendo 200 latinos.

El informe contribuye al creciente coro de voces que han denunciado condenas injustas y piden un llamado a una reforma del sistema penal de EEUU, a donde con frecuencia van parar personas inocentes o que purgan largas sentencias por delitos menores.

¿Un sistema sesgado contra las minorías?

Más de dos terceras partes de los exonerados por casos de homicidio fueron personas de las minorías, incluyendo la mitad de raza negra, mientras que 47 fueron exculpados por casos de posesión de drogas, según el documento.

Igual de grave, el informe da cuenta de 27 personas inocentes obligadas a confesar crímenes que no cometieron, la mayoría de ellas menores de edad o con problemas de salud mental.

Documentales o series de televisión, como “Making of a Murderer” en Netflix, también han puesto los reflectores sobre condenas injustas y la urgencia de reformar las sentencias carcelarias, en unos momentos en que el Congreso estudia iniciativas para reducir sentencias mínimas obligatorias por delitos menores.

Samuel Gross, profesor de Leyes de la Universidad de Michigan, y autor del informe, destacó el caso de cinco personas condenadas a la pena capital pero “en vez de ser ejecutadas ahora están libres”.

“Vemos que cada vez más, los fiscales, jueces y abogados defensores están reconociendo que existe un problema sistémico por las condenas erradas. Eso es un cambio bienvenido, pero es apenas el comienzo, porque apenas se empieza a revisar este problema a nivel sistémico”, observó Gross.

Falsamente acusados

Entre los 19 latinos exonerados en 2015 figura el caso en Lynn (Massachusetts) del dominicano Angel Echavarría, quien junto a Juan Rodríguez fue arrestado y acusado de homicidio en primer grado, robo y ataque a mano armada en un apartamento en enero de 1994.

Ambos fueron identificados erróneamente como los implicados en el ataque por parte de una de las víctimas, y condenados en enero de 1996.

Posteriormente, un juez retiró los cargos contra Rodríguez por falta de pruebas, pero sentenció a Echavarría a cadena perpetua sin posibiildad de libertad condicional.

Echavarría fue exonerado en parte por pruebas de ADN y fue puesto en libertad en mayo de 2015, pero con la condición de portar un grillete electrónico en el tobillo. Un mes después, la fiscalía le retiró los cargos.

También está el caso en Green Bay (Wisconsin) de Mario Vásquez, quien fue arrestado y acusado en 1998 de ataque sexual en primer grado de una niña de cuatro años, identificada entonces como “G.T”.

Interrogada por la policía antes del juicio, la niña precisó a través de un intérprete que su tío no fue quien la había manoseado pero que el atacante se llamaba “Mario”.

Sólo que el interrogatorio grabado dejó en claro numerosas irregularidades por parte de los investigadores, y el hecho de que la menor hizo declaraciones falsas.

En julio de 1998, Vásquez fue sentenciado a 20 años de prisión y fue finalmente con la ayuda del “Proyecto de Inocencia de Wisconsin” (WIP, en inglés) que pudo argumentar su inocencia y demostrar que recibió un juicio indebido por culpa de la incompetencia de su abogado defensor.

Pero Vásquez jamás podrá recuperar los 17 años que pasó en prisión porque siempre insistió en su inocencia y se negó a participar en los programas de la cárcel para depredadores sexuales. La fiscalía eliminó los cargos en su contra en febrero del año pasado.

En otro caso, William Vásquez fue exonerado en diciembre pasado de los cargos de incendio provocado, que causó la muerte de una madre y sus cinco hijos en 1981 en la ciudad de Nueva York.

Vásquez purgó 31 años en prisión antes de ser puesto en libertad en 2012 gracias a que la dueña del edificio retractó su falso testimonio antes de morir en 2014.

“Siento que si muero ahora, podré irme a la tumba y descansar en paz porque finalmente he sido exonerado”, dijo entonces Vásquez, quien quedó ciego por una glaucoma que no fue atendida en prisión. El Diario.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: