Politico Preso
TELEMUNDO 47

Importante político acusado de extorsionar a hispanos


NUEVA YORK.-Un prominente funcionario de Long Island está acusado de liderar un esquema de extorsión que tenía como blanco dueños de negocios hispanos, según la fiscalía.

Perry Pettus, fideicomisario de Hempstead, está acusado de amenazar a los dueños de restaurantes con multas y citaciones si no le pagaban dinero por protección, informó el martes la fiscal de distrito del condado de Nassau, Madeline Singas.

De acuerdo con Singas, el acusado se valió de cómplices que hablan español para extorsionar y amedrentar a varios comerciantes de Hempstead, una localidad conocida por su creciente población centroamericana.

La fiscal dijo que el imputado se aprovechó de “cualquier dueño de negocio que no habla el idioma (inglés)”. Las víctimas, algunos indocumentadas, accedían a las amenazas por temor y por su afán de evitar a toda costa multas y sanciones con tal de mantener sus restaurantes a flote.

Emergen perturbadores detalles en caso de homicidio-suicidio

[TLMD - NY] Emergen perturbadores detalles en caso de homicidio-suicidio

La policía reveló nueva información acerca del triple asesinato y un aparente suicidio en un hogar de Queens. (Publicado hace 3 horas)

El presunto cómplice de Pettus, identificado como William Méndez, presuntamente sirvió como traductor al español de las amenazas del administrador del fideicomiso de la ciudad.

La fiscalía sostiene que Pettus recolectó al menos $25,000 en cuestión de días.

Según las autoridades, Pettus y Méndez tenían claves para referirse a las ganancias ilícitas. Los hombres se referían como “galletas” al efectivo producto de las extorsiones.

La defensora de los inmigrantes Elise Damas, del Centro de Refugiados de Centroamérica, dijo que las acusaciones de que un funcionario del gobierno se aproveche de las empresas hispanas solo aumentará la desconfianza y el miedo que de por sí persiste en la comunidad.

Cuando salió de la corte el martes, liberado sin derecho a fianza, la familia de Pettus gritó “Dios es bueno”.

Los parientes del acusado lo defendieron y declararon a la prensa que “No hizo nada de eso”.

Pettus enfrenta hasta 15 años de cárcel si es declarado culpable; sin embargo, el caso solo sería la punta del iceberg, pues la fiscalía cree que oficiales de policía de Hempstead y otros empleados de la ciudad podría estar involucrados en los casos de extorsión.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: