Torres G

Rinden tributo a las víctimas del 11 de Septiembre, 17 años después


NUEVA YORK.-Miles de personas se reunieron este martes en las inmediaciones del World Trade Center de Nueva York para rendir tributo a las víctimas de los atentados del 11 de Septiembre de 2001 en el decimoséptimo aniversario de la tragedia.

La Gran Manzana recordó el 11S con una emotiva ceremonia en la que familiares de los fallecidos leyeron los nombres de las casi 3,000 personas que perdieron la vida en los ataques de aquel día.

A los pocos minutos de arrancar el acto, a las 8:46 hora local (12:46 GMT), los asistentes guardaron un primer minuto de silencio para recordar el momento exacto en el que el primer avión golpeó las Torres Gemelas.

A lo largo del acto se han realizado seis pausas para marcar también el choque del segundo avión en el World Trade Center, el que golpeó el Pentágono en Washington, el que se estrelló en Pensilvania y el derrumbamiento de las dos torres neoyorquinas.

Junto a las familias, numerosas autoridades estaban presentes en la ceremonia, incluidos el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y el gobernador del estado, Andrew Cuomo.

Además, pudo verse entre otros a los exalcaldes neoyorquinos Rudy Giuliani y Michael Bloomberg, o a la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, muy emocionada.

La ciudad, envuelta en una densa niebla, mantenía hoy las banderas a media asta y muchas iglesias hacían repicar sus campanas durante los momentos de silencio fijados en recuerdo de los ataques.

Aunque la mayor parte de los familiares que participaron en la ceremonia se limitaron a leer los nombres de las víctimas o a dedicar un breve recuerdo a sus seres queridos, algunos entre sollozos, uno de los primeros en subir al podio aprovechó el momento para pedir que se deje de usar la tragedia con fines políticos.

“Por favor, dejen de usar los huesos y las cenizas de nuestros seres queridos como decorado en su teatro político”, dijo un familiar de las víctimas, que perdió a su madre de 76 años el 11S.

Los familiares, supervivientes, equipos de emergencias y autoridades que se dieron cita en el Bajo Manhattan estuvieron acompañados por una guardia de honor formada por miembros del Departamento de Policía de Nueva York y de los servicios de bomberos de la ciudad.

Un grupo de gaiteros de ambos cuerpos, con una fuerte tradición irlandesa, abrió la ceremonia escoltando una bandera estadounidense antes de la interpretación del himno nacional.

Los actos se celebran en la llamada “zona cero”, donde ahora se encuentra un memorial y un museo del 11S y donde, tras años de obras, se comienza a recuperar la normalidad.

Tras la inauguración en 2014 del One World Trade Center, la conocida como “Torre de la Libertad”, otros rascacielos y servicios públicos se han unido en los últimos años al complejo y han devuelto la vitalidad a una zona que quedó completamente destrozada en 2001.

En los últimos días, se reabrió finalmente la estación de metro de Cortlandt Street, que había permanecido cerrada desde los atentados, cuando partes del World Trade Center se hundieron sobre ella.

En los atentados del 11S de 2001 en las Torres Gemelas murieron personas de múltiples nacionalidades, entre ellas tres españoles: Silvia San Pío, que pereció junto a su marido en el piso 92; Jerónimo Domínguez, un policía que participó en las labores de rescate, y Edelmiro Abad, un empleado de banca de origen burgalés. Domínguez y Abad tenían nacionalidad estadounidense pero, al ser de origen español, se les consideró como tales.

Los icónicos rayos luminosos se proyectarán al anochecer desde la terraza del Battery Parking Garagehacia. Si el cielo está despejado, el holograma podrá apreciarse a unas 60 millas desde el Bajo Manhattan.

El Tributo de la Luz es generado por 88 bombillos de 7,000 vatios, los cuales se distribuyen en dos rayos luminosos de 48 pies.

Hombres rescatistas desarrollan cáncer de mama 17 años después  

17 años después hombres rescatistas que estuvieron expuestos a los residuos y asbestos de la Zona Cero, durante o después del trágico evento, estarían desarrollando cáncer de seno, un raro de padecimiento en varones.

Aproximadamente una de cada ocho mujeres en los Estados Unidos (casi un 12%) desarrollan cáncer de mama invasivo en el transcurso de su vida. En contraste, los varones solo representa 1% de los casos.

Según la firma de abogados Barasch McGarry, que representa casos de salud relacionados con el 11 de septiembre, dijo que tiene al menos 15 clientes hombres con cáncer de mama que trabajaron en las labores de recuperación y que estuvieron expuestos a los residuos.

Uno de los casos es el del neoyorquino Michael Guedes, quien trabajó como sargento de la Policía de Nueva York en la zona cero. Por semanas estuvo expuesto al aire tóxico tras los ataques a las Torres Gemelas en Manhattan.

Ahora, 17 años después, Guedes batalla por su vida tras ser diagnosticado de cáncer de seno.

Cuando Telemundo 47 le preguntó si en algún momento pensó en que moriría, Guedes respondió sin titubear que sí.

“Claro que sí, pero uno lo deja en las manos De Dios”, comentó.

Sin embargo, fue una revisión temprana lo que habría salvado la vida de Guedes. El sargento en retiro dijo que recibió a tiempo el tratamiento contra el cáncer de mama, una enfermedad poco común en los hombres. Pero al parecer, según la firma de abogados, es mucho más común entre varones que estuvieron expuestos a la Zona Cero.

“En esta oficina sola tenemos quince casos, son quince hombres que tuvieron esta enfermedad. Normalmente es un cáncer tan raro que un hombre en cien mil sufre este tipo de enfermedad”, explicó el abogado Dominic Penson.

Según la firma de abogados, el fondo de compensación para víctimas del 9/11 reconoce 68 tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de mama. Pero este programa expira en diciembre de 2020.

“Para entonces, estás persona no van tener derecho a compensación como otros rescatistas. No es justo”, dijo el abogado.

La firma y los rescatistas que representa exigen que el fondo de compensación se extienda al igual que el gobierno hizo con la cobertura médica para las víctimas del 9/11.

El sargento Guedes se unió a esta batalla y confía en que saldrá victorioso al igual que lo hizo contra el cáncer.

“Es bien importante que uno luche para que el programa siga, porque yo sé que más personas seguirán enfermándose y van a necesitar ayuda”, dijo el sargento en retiro.

Las autoridades neoyorquinas estiman que unas $300 mil personas estuvieron expuestas en la Zona Cero. Desde que se reabrió el fondo, unas 33,000 han sido compensadas.

TELEMUNDO 47

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: