Fiscal advierte que no tolerará el acoso o la discriminación contra la mujer en el ámbito laboral

NUEVA YORK – El fiscal general Eric T. Schneiderman y la Comisión Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) anunciaron un acuerdo conjunto con Consolidated Edison Company de Nueva York, Inc., (Con Edison), para resolver las acusaciones de acoso sexual en curso y la discriminación contra las mujeres en ciertos empleos.

El acuerdo requiere que Con Edison reserve hasta $3.8 millones para ser distribuidos entre los miembros elegibles del grupo que forma parte del acuerdo – a un máximo de 300 trabajadoras empleadas en trabajos de campo – a través de un proceso de reclamación que será administrado por la Oficina del Fiscal General  y la EEOC.

“Lamentablemente, la lucha contra la discriminación de género y el acoso en el lugar de trabajo continua, y vamos a utilizar todas las herramientas que podamos para que se convierta el algo del pasado”, dijo el Fiscal General Schneiderman. “Este caso debe enviar un mensaje claro a los empresarios de todo el estado de Nueva York: Todas las mujeres, especialmente las que trabajan en los lugares de trabajo dominados por los hombres, merecen el respeto y la igualdad de trato, ya que la ley, la decencia básica, y el éxito de nuestra economía lo  así lo requieren”.

“Estas mujeres aceptaron hacer un trabajo extenuante cuando tomaron estos  importantes empleos – no se registraron  en asignaciones de trabajo degradantes, en las que niegan oportunidades de promoción, y son acosadas” dijo el Director del Distrito Kevin Berry. “La EEOC luchará para garantizar la igualdad en todos los lugares de trabajo.”

Con Edison ofrece servicios de gas, electricidad y vapor a aproximadamente 3,4 millones de clientes en la ciudad de Nueva York y el condado de Westchester. Tanto la EEOC como el Buró de Derechos Civiles del Fiscal General Schneiderman lanzaron una investigación sobre las denuncias presentadas por mujeres que trabajan en posiciones de campo en Con Edison sobre el acoso sexual en curso y la discriminación de género.

Las mujeres trabajadoras, todas empleadas en Con Edison entre 2006 y 2014, denunciaron que la empresa no abordó el acoso y discriminación generalizados contra las mujeres en posiciones de campo por sus compañeros de trabajo masculinos y supervisores. Estas mujeres trabajan con hombres en centrales eléctricas, pozos de registro, y otras posiciones de campo físicamente extenuantes asegurando el acceso del público a la electricidad. Mientras trabajaban, las mujeres denunciaron que fueron:

denegado, demorado, y ofrecido entrenamiento mediocre en el puesto de trabajo, en comparación con sus pares masculinos;

Reciben asignaciones y tareas de baja categoría y aisladas por sus compañeros de trabajo masculinos en entornos de trabajo de grupo;

Se les niega o ponen trabas a la hora de buscar la admisión a clases necesarias para las promociones;

No se les proporcionan herramientas o equipo de seguridad en situaciones en que sus compañeros masculinos de trabajo se les suministran ambos;

Se les niega facilidades sanitarias adecuadas: baño privado, ducha y vestuarios;

Sometidas a la disciplina desigual y excesiva en comparación con los compañeros de trabajo masculinos que participan en una conducta comparable;

Reciben evaluaciones de desempeño menos positivas que sus homólogos masculinos por hacer un trabajo comparable; y

Se les niegan asignaciones de horas extras a pesar de elegibilidad bajo un convenio colectivo.

Además, según se alega en el expediente,  Con Edison no tomó medidas eficaces para mejorar o prevenir tales condiciones de trabajo discriminatorias y no pudo cumplir de manera significativa sus políticas internas de Igualdad de oportunidades relativas a la discriminación por motivos de género, el acoso sexual, y la no retaliación. De hecho, las mujeres en posiciones de campo indicaron que se enfrentaron a represalias cuando se quejaron a los supervisores o a  la Oficina de Diversidad e Inclusión de  Con Edison de sus condiciones de trabajo.

La EEOC también recibió quejas de las mujeres que habían sido cuyas promociones fueron demoradas o negadas  desde las posiciones de nivel de entrada  de Trabajador General de Utilidad para diversos cargos de próximo nivel debido a su género.

Bajo los términos del acuerdo, además de proporcionar alivio monetario a miembros del grupo elegibles según el acuerdo, Con Edison hará lo siguiente:

Contratar un consultor independiente para evaluar el cumplimiento de Con Edison con los términos del Acuerdo

Conservar un especialista en igualdad de oportunidades laborales independiente para desarrollar y llevar a cabo la capacitación de los empleados;

Instituir políticas mejoradas y protocolos relativos a la investigación de las quejas de discriminación y acoso; y

Capacitar a los supervisores de campo sobre el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, con un énfasis en la discriminación sexual ilegal y el acoso.

La conducta en cuestión en la investigación es investigada bajo  el  Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, la Ley de Derechos Humanos del Estado de Nueva York y la Ley de Derechos Humanos de la ciudad de Nueva York. Estas leyes prohíben la discriminación por motivos de sexo,  incluyendo situaciones in que un supervisor o compañero de trabajo crea un ambiente hostil, como por ejemplo: haciendo comentarios de contenido sexual, degradando a las mujeres, y colocar imágenes gráficas de mujeres en el lugar de trabajo, y en casos en que a las mujeres se les niega el entrenamiento y son tratadas en forma menos favorables que los hombres.

La investigación emanó de los cargos presentados por siete empleadas de Edison Con anteriores y actuales que habían trabajado en posiciones de campo durante su tiempo con la compañía, incluyendo Shannon Sellick, Andrea McSwain y Kecia McCown.

Cecilia Borcherding, inspectora de Con Edison, declaró: “Durante los últimas tres décadas, he trillado mi camino a través de los distintos departamentos no tradicionales dominados por los hombres en Con Edison. Ha sido un largo camino hacia mi actual posición en Gestión de la Construcción, donde las mujeres siguen estando infrarrepresentadas y yo soy una de dos mujeres, ambas de minorías, entre 38 inspectores masculinos. He hecho sacrificios increíbles, incluyendo largas horas de trabajo que me requerían estar lejos de mi familia, y soportar persistente acoso, discriminación y represalias en el trabajo por parte de mis compañeros de trabajo masculinos y supervisores. No puedo recuperar  el tiempo que estuve lejos de mi hija. Puedo, sin embargo, seguir luchando por la igualdad de derechos para las mujeres en el campo de trabajo de Con Edison. Este acuerdo debe servir como una llamada de atención a Con Edison y otros empleadores de que las mujeres deben ser tratadas con justicia e igualdad, con dignidad y respeto. Doy las gracias al Fiscal General del Estado de NY por ayudarnos a que se cumplan nuestros derechos y darnos el poder para luchar por la justicia”.

Prudence Foster, Representante de Construcción, declaró: “Empecé a trabajar como trabajadora de Utilidad General en Con Edison en 1991. Me preocupo profundamente por las condiciones de trabajo que enfrentan las mujeres en Con Edison y muchas veces salgo de mi rutina para ser mentora de nuevas empleadas en posiciones de campo en la compañía porque quiero proporcionarles un sistema de apoyo que no tuve cuando me uní a la compañía hace dos décadas. Yo personalmente he estado sometida a los comentarios vulgares de los hombres, y generalmente me han tratado peor que mis compañeros masculinos. Yo no quiero esto para las futuras generaciones de mujeres en Con Edison. Me gustaría que Con Edison de apoyo a todas las mujeres que trabajan aquí, incluyendo las mujeres de color y que son miembros de las Locales 1-2 que trabajan en el campo. Aplaudo al Fiscal General Schneiderman por lucha constante a favor nuestro y por asegurar un acuerdo que garantice un cambio real para las mujeres en posiciones de campo en Con Edison”.

Kawana Howard declaró: “Trabajé en Con Edison durante trece años, principalmente como  inspectora. Me encantaba mi trabajo, era buena en lo que hacía, y tomé el orgullo en el hecho de que yo estaba ayudando a mantener a nuestra ciudad en marcha. Sin embargo, con los años me enfrenté a la discriminación basada en el género por parte de mis supervisores masculinos y compañeros de trabajo, y fui repetidamente víctima de represalias cuando me quejé, culminando finalmente en mi despido reciente. La represalia es ilegal y no tiene cabida  en el lugar de trabajo. Los empleados deben sentirse seguros de poder quejarse del acoso laboral y la discriminación sin la amenaza de represalia, y deben poder confiar en que su empleador tomará estas quejas en serio. Felicito a Fiscal General para tomar una posición en contra de Con Edison y hacer oír nuestra voz”.

Lilly Ledbetter, líder nacional que busca promover los derechos de las mujeres en el lugar de trabajo, declaró: “Durante 19 años, trabajó como gerente de una fábrica de neumáticos en Alabama y fui tratada de manera diferente que los hombres que estaban haciendo el mismo trabajo que yo. Decidí luchar porque la igualdad de trato de las mujeres en el lugar de trabajo es un valor americano. Tenemos un largo camino por recorrer para asegurar la igualdad total para las mujeres en el lugar de trabajo. Doy las gracias al Buró de Derechos Civiles de la Fiscalía General del Estado de Nueva York por la lucha contra la discriminación de género y asegurarse de que nuestros lugares de trabajo son iguales para todo el mundo”.

Emily Martin, Vicepresidenta y Consejera General del Centro Nacional de Derecho de la Mujer, declaró: “Poder competir y obtener puestos de trabajo tradicionalmente masculinos mejora la seguridad económica de las mujeres, ya que suelen pagar salarios más altos que los empleos en que predominan las mujeres. Pero el acoso sexual, los estereotipos acerca de las habilidades de las mujeres, y otras barreras con demasiada frecuencia niegan a las mujeres las mismas oportunidades que tienen derecho por ley. Mucho se debe hacer más para revertir esta tendencia persistente y perjudicial”. El Buró de Derechos Civiles de la Oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York se ha comprometido a luchar contra la discriminación de género y el acoso sexual que sufren las mujeres, incluidos los que trabajan en campos no tradicionales y las industrias de cuello azul. Para presentar una queja, comuníquese con la oficina al 212-416-8250 o escriba a Civil.Rights@ag.ny.gov

La EEOC hace cumplir las leyes federales que prohíben la discriminación en el empleo. Más información sobre el EEOC está disponible en su sitio web, www.eeoc.gov.

Este caso está siendo manejado por las Fiscales Adjuntas Anjana Samant y Dariely Rodríguez, y la Jefa de la Oficina Kristen Clarke,  del  Buró de Derechos Civiles, el cual es parte de la División de Justicia Social, la cual es liderada por el Fiscal General Ejecutivo Adjunto Alvin Bragg.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: