Anuncios

El Papa y líderes de otras religiones oran juntos en el Gran Cero

NUEVA YORK.-El Papa Francisco cumplió este viernes su misión de ayudar a reparar algunos corazones rotos cuando hizo su peregrinación hasta el lugar más triste en la ciudad de Nueva York.

Con un apretón de manos y unas cuantas palabras en voz baja, Francis consoló a los familiares de aquellos que perecieron a manos de los terroristas en los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Fue la primera visita de Francisco al Museo Memorial en honor a las víctimas del atentado terrorista que conmovió al mundo donde dirigió un servicio interreligioso.

Y aconteció después del discurso del Pontífice en las Naciones Unidas defendiendo su campaña para combatir el calentamiento global, destaca el Dally News.

Entre los que se reunió con Francisco eran viudas Virginia Bauer, cuyo esposo David murió en la torre norte, y Monica Iken-Murphy, cuyo esposo Michael murió en la Torre Sur.

“Todo el mundo tiene una historia aquí”, entre lágrimas Loretta Sabella, de 43 años, cuyo hermano bombero Thomas Sabella murió en el atentado.

El Papa Francisco también estrechó la mano del alcalde Bill de Blasio, del gobernador Andrew Cuomo, y ex alcalde Michael Bloomberg, presentes en la ceremonia.

 

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: