El cónsul Selman implora a Dios que siga iluminando al presidente Medina

NUEVA YORK.-El cónsul general de la República Dominicana en esta ciudad resaltó la devoción de los dominicanos por la Virgen de La Altagracia, e imploró a Dios le siga iluminando al presidente Danilo Medina para continuar el bienestar y el progreso del país.

El arquitecto Eduardo Selman habló durante la misa principal oficiada por el obispo de la diócesis de Barahona, monseñor Andrés Napoleón Romero Cárdenas, a la que asistió junto a la vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández, en representación del presidente Medina.

“Esta misa principal en la Catedral San Patricio de veneración a la madre espiritual del pueblo dominicano, Nuestra Señora de La Altagracia, que ha tenido como celebrante principal al obispo de la provincia de Barahona, es una tradición a la que asisten no sólo las autoridades sino -sobre todo- el pueblo dominicano, en este caso la comunidad dominicana que reside en Nueva York”, dijo Selman.

Precisó en respuesta a preguntas de periodistas que lo abordaron al término del acto religioso, que se suma a la comunidad que ha presentado su devoción a la madre de Dios y exhortó a la población dominicana en su país a hacer lo mismo el 21 de enero, fecha cuando se celebra oficialmente el día dedicado a la Virgen.

Selman, quien estuvo acompañado por su esposa, señora Gloria de Selman, vicecónsules, encargados departamentales y empleados del Consulado General de la República Dominicana, expresó que “como fiel servidor que soy de la Virgen de La Altagracia, del gobierno y del pueblo dominicano, imploro a Dios que siga derramando sus bendiciones al compañero Danilo Medina, para que continuemos progresando como país a través de los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana”.

Agregó que “con las bendiciones de Dios y la protección de la madre espiritual del pueblo dominicano, tenemos la confianza de que en mayo de este año seguiremos por cuatro años más dirigiendo los destinos del país y la comunidad dominicana en el exterior continuará progresando y obteniendo nuevas conquistas, llena de optimismo”.

Selman y la vicepresidenta Cedeño de Fernández ocuparon uno de los primeros asientos y fueron invitados por monseñor Romero Cárdenas a llevarle ante el altar el cáliz, acto que fue seguido por las ofrendas de artículos dominicanos (una tambora, una güira, frutas, un cuadro pintado a mano, etc.) llevadas por niños y adolescentes.

Durante su homilía, monseñor Romero Cárdenas  resaltó las virtudes y bondades de la Virgen de La Altagracia y llamó a los dominicanos a ser optimistas “y a valorar las cosas buenas”, preservando su veneración a la Virgen.

En un día con bajas temperaturas y una nieve ligera cayendo sobre la urbe neoyorquina, cientos de dominicanos de distintas parroquias participaron en la misa y en varias ocasiones agitaron en pequeñas astas la bandera de su país donada por Selman, con quien muchos quisieron retratarse junto a la vicepresidenta dominicana, al terminar la actividad en la que se interpretaron los himnos dominicano y estadounidense.

Selman expresó su agradecimiento al cardenal Timothy Dolan, de la Arquidiócesis de Nueva York;  monseñor Josu Iriondo, vicario del Ministerio Hispano y obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Nueva York, el Comité Altagraciano presidido por Ángela López, sacerdotes y laicos que cada año veneran con mucho entusiasmo y desbordante fervor a la Virgen de La Altagracia.

Al acto religioso anual de veneración a la madre espiritual del pueblo dominicano más concurrido por los dominicanos católicos residentes en Nueva York, asistieron también el senador Adriano Espaillat, el asambleísta Guillermo Linares y el concejal Ydanis Rodríguez, entre otros funcionarios electos y activistas comunitarios.

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: