Golpe demoledor de la “dedocracia” a la opción femenina del PLD en Nueva York

NUEVA YORK/Redacción.Los amarres del pacto entre los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Dominicano (PRD), y la dura batalla que librarán con el opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM), le cerrará el paso a la opción femenina del oficialismo a conquistar un escaño en la Circunscripción número Uno.

El acuerdo PLD-PRD garantiza las candidaturas de los incumbentes Alfredo Rodríguez y Rubén Luna. El tercer diputado de la circunscripción es José Morel, quien se mudó con su curul al bisoño Partido Revolucionario Moderno (PRM) que nació del último parto que deterioró la salud política del PRD.  El entonces poderoso partido opositor ganó al PLD las elecciones del 2010 en la circunscripción, a resulta de lo cual quedaron como diputados de Ultramar Luna y Morel.

Observadores políticos convienen que en medio del panorama actual, la declaración del licenciado Lidio Cadet de que “en Nueva York, sólo hay espacio para una mujer”, quedará en una mera proclama del presidente de la Comisión Electoral del PLD, aplastada por la dedocracia y la coyuntura política actual desfavorable a la popularidad del candidato oficialista.

Además de Nueva York y Nueva Jersey, que concentran la mayor cantidad de migrantes dominicanos, la demarcación de la Circunscripción número Uno comprende a Canadá, Pensylvania, y la zona de Nueva Inglaterra con sus seis estados: Connecticut, Vermont, Rhode Island, Massachusetts, Maine, y New Hampshire.

La decisión del partido de gobierno ha disgustado a la mayoría de las nueve aspirantes una de las cuales tras ser escogida candidata disputaría a los candidatos que escojan el PRM y Alianza País la codiciada curul en las elecciones de 2016. Se calcula que para poder ganar la curul, el PLD y aliados deberían obtener más del 70 % de los votos en las elecciones del próximo año.

Es que, independientemente de la popularidad que tenga en Nueva york, a la candidata morada se le imposibilitará subir el camino resbaladizo hacia el Congreso arrastrando el peso de la boleta presidencial con poco espacio para dar rienda suelta al clientelismo típico de la política dominicana, en una de las plazas más contestataria de la política gubernamental.

Como sabían perdida la batalla contra la todopoderosa Comisión Política del PLD que delegó en el dedo índice de sus integrantes la democracia interna de la organización, las candidatas pidieron al licenciado Cadet, a que intervenga ante la Junta Central Electoral (JCE) para que la elección sea usando el método preferencial, como lo establece la Constitución de la República.

Una de ella, Ana Vargas, fue más lejos, y respaldó al  presidente de la JCE, doctor Roberto Rosario, respecto a no aceptar la inscripción de ninguna candidatura que no sea refrendada por una convención interna de los partidos.

Sin embargo, es poco probable que la advertencia del presidente de la JCE será tomada en serio por los partidos políticos cuya ocupación fundamental es la de competir en el transfuguismo que domina el accionar político dominicano.

Además de Vargas, aspiran a la posición  Yberth Rodríguez, Yomaris Maldonado, Jaqueline Guilamo, Elida Almonte, Miriam Marmolejos, Divina Martínez, Miguelina Núñez y Mireya Jiménez.

Una de ellas tendrá al menos un espacio en la boleta del PLD como candidata a las elecciones del 15 de mayo de 2015.

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: