Anuncios
Abogado Trump 3
El presentador Sean Hannity captado durante el evento "Las 35 Personas más Poderosas de los Medios", organizado por The Hollywood Reporter, el 12 de abril de 2018. AP

Abogado de Trump representaba a reconocido presentador Sean Hannity

NUEVA YORK.-Michael Cohen, el abogado personal de larga data del presidente Trump que está bajo investigación criminal por sus negocios, proporcionaba asesoría legal en secreto al presentador conservador de televisión y abierto partidario de Trump, Sean Hannity.

La revelación —probablemente sin consecuencias legales para Hannity, pero con claras implicaciones éticas y de credibilidad a su carácter de periodista— surgió ayer durante una audiencia en un tribunal federal en Nueva York donde abogados de Cohen y Trump pidieron permiso a un juez para revisar los documentos y registros incautados por agentes del FBI en la oficina, hogar y habitación de hotel de Cohen la semana pasada como parte de su investigación de las finanzas de Cohen.

Cohen ha estado bajo investigación durante meses por “conducta delictiva que se centra principalmente en sus negocios personales”, revelaron los fiscales federales el viernes. La investigación está ligada al dinero que Cohen presuntamente pagó a la actriz de cine para adultos Stormy Daniels y la modelo de Playboy Karen McDougal para mantenerlas en silencio sobre presuntos encuentros sexuales con Trump.

Los abogados de Cohen calificaron la redada del FBI como “completamente inapropiada e innecesaria” y dijeron que resultó en la “confiscación de comunicaciones privilegiadas entre un abogado y sus clientes”.

En una presentación judicial el domingo, los abogados de Trump calificaron la operación como “inquietante para los abogados”, clientes, ciudadanos y comentaristas por igual “y solicitaron que se les dé la primera oportunidad de revisar los documentos y decidir qué documentos pueden ver los fiscales.

Catalogación de la evidencia

Ilustración de la audiencia del lunes ante la jueza Kira Wood, en Nueva York.

Ilustración de la audiencia del lunes ante la jueza Kira Wood, en Nueva York.

 

Pero la juez Kimba Wood del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York rechazó la solicitud al permitir que los fiscales procedan con la catalogación de la evidencia, incluidos múltiples dispositivos electrónicos que fueron incautados en redadas mientras se establece un sistema para asegurar que los registros protegidos por el privilegio abogado-cliente no sean revelados a los investigadores.

La jueza dijo que podría nombrar a un auxiliar judicial, un abogado neutral, para que ayude a decidir qué materiales deberían seguir siendo confidenciales, pero rechazó una solicitud de la abogada de Trump, Joanna Hendon, para que el presidente y Cohen fuesen los que tuvieran la primera oportunidad en decidir qué documentos deberían ser inaccesibles a los investigadores.

Los fiscales insistieron en que la mayor parte de los archivos incautados no estaba sujeta al privilegio del cliente de abogado, y señalaron que las órdenes de allanamiento ejecutadas en varias cuentas de correo electrónico mantenidas por Cohen demostraron que “realizó poco o ningún trabajo legal”.

El tercer cliente

Pero en una carta a Wood el lunes, los abogados de Cohen escribieron que Cohen había tenido al menos 10 clientes el año pasado, incluidos siete a los que brindó “asesoramiento estratégico y consultoría empresarial” y tres que recibieron asesoramiento legal.

Los abogados de Cohen inicialmente revelaron que Cohen representaba al presidente Trump y a Elliott Broidy, un recaudador de fondos para Trump que el viernes renunció al Comité Nacional Republicano después de que se dio a conocer que le pagó 1,6 millones de dólares a una conejita de Playboy con la que tuvo una aventura extramarital. La conejita quedó embarazada y decidió abortar.

El tercer cliente deseaba permanecer en el anonimato, dijeron los abogados de Cohen, argumentando que sería embarazoso e innecesario revelar su nombre. Además, el cliente había solicitado específicamente la protección de su privacidad y solicitó que apelaran cualquier demanda en la que se pidiera divulgar su nombre.

Pero Wood siguió presionando.

“Entiendo que él no quiere que su nombre sea divulgado, pero eso es insuficiente ante la ley”, afirmó tras escuchar los argumentos legales de Robert Balin, abogado de cinco organizaciones noticiosas, incluida The Associated Press.

El tercer nombre era el de Sean Hannity.

Cuando se anunció el nombre de Hannity, hubo gritos ahogados y algunas risas en una sala llena de periodistas. Algunos de ellos salieron corriendo del tribunal.

Hannity nunca le pagó honorarios

Los abogados de Cohen no detallaron el tipo de trabajo legal que realizaba para Hannity.

En su programa radiofónico, Hannity dijo que Cohen nunca estuvo involucrado en ninguna cuestión entre él y alguna tercera parte.

“Michael nunca me representó en ninguna cuestión”, dijo Hannity. “Nunca lo retuve en ningún sentido tradicional. Nunca recibí una factura. Nunca pagué unos honorarios legales. Tuve breves conversaciones con él acerca de cuestiones legales en las que yo quería que me diera su punto de vista y su perspectiva”.

Posteriormente agregó en Twitter que las recomendaciones legales que le dio Cohen fueron “casi exclusivamente sobre bienes raíces”.

Hannity se refirió a la controversia en dos ocasiones durante su programa de televisión el lunes por la noche, haciendo caso omiso de las críticas del abogado Alan Dershowitz, quien le dijo que “deberías haber revelado tu relación con Cohen cuando hablaste sobre él en el programa”.

Hannity respondió que la relación entre ambos era mínima y que él tenía el derecho a proteger su privacidad.

“Tenía que ver con bienes raíces y nada de la política”, le dijo Hannity a Dershowitz.

Pro-Trump

Hannity, abierto partidario de Trump, ha criticado duramente al fiscal especial Robert Mueller, que está examinando la interferencia rusa en los comicios presidenciales estadounidenses de 2016.

La redada del 9 de abril a Cohen fue para buscar información sobre diversos asuntos, incluido un pago de 130.000 dólares a la actriz porno Stormy Daniels, que alega que tuvo relaciones sexuales con Trump en 2006 cuando éste ya estaba casado con Melania Trump

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: