Pueblo griego se desliza lentamente por una montaña


Exactamente el 12 de abril de 2012 la nieve acumulada en las montañas empezó a deshacerse, se filtró por las grietas y acabó provocando una avalancha de tierra y piedras. Ninguno de los habitantes de la localidad perdió la vida, pero todos, unas 300 familias, se vieron obligados a abandonar sus hogares para siempre.

Según explica el exalcalde de Ropoto, Yorgos Roubie, los primeros signos de la futura catástrofe –pequeños deslizamientos de tierra– aparecieron en la localidad ya en la década de 1960, pero entonces nadie les hizo mucho caso.

Ver:  Mexicanos protestan contra La Mega

La avalancha hizo que el terreno del pueblo se hundiera, lo que provocó la destrucción total de la mayoría de los edificios.

La debilidad de los cimientos de las viviendas y lo pronunciado de las pendientes acabaron siendo las claves de la suerte de la localidad junto a la incapacidad de las autoridades de evacuar el agua de lluvia.

@arisalonika

Entretanto, según testimonios de antiguos habitantes de Ropoto, algunos de sus residentes se ven aún obligados a pagar impuestos pese a que sus propiedades quedaron destruidas.

@arisalonika
Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: