1

Informe: Índice global de terrorismo 2018 de IEP


LONDRES. – Según el Índice Mundial de Terrorismo (GTI) 2018 las muertes por terrorismo cayeron por tercer año consecutivo, tras un pico en 2014. El Índice Mundial de Terrorismo anual, ahora en su sexto año, se desarrolla por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) y ofrece el recurso más completo sobre las tendencias terroristas globales.

El número total de muertes cayó un 27 por ciento en 2017, con las mayores caídas produciéndose en Irak y en Siria. La caída en las muertes se vio también reflejada en las puntuaciones por país con 94 países mejorando, en comparación con el 46 que se deterioró. Este es el mayor número de países en registrar una mejora de año en año desde 2004.

Sin embargo, aunque la GTI descubrió que el impacto global por terrorismo está en descenso, también muestra que el terrorismo sigue estando extendido, e incluso empeorando en algunas regiones:

  • Cinco países (Afganistán, Irak, Nigeria, Somalia y Siria) registraron más de 1.000 muertes, mientras 19 países registraron más de 100 muertes.
  • Somalia y Egipto registraron los mayores incrementos en el número de muertes por terrorismo en 2017: un ataque en Somalia mató a 587 personas y otro en Egipto mató a 311 personas.
  • Las muertes por terrorismo aumentaron un 93 por ciento en Somalia de 2016 a 2017.
    67 países registraron más de una muerte mientras 98 países registraron al menos un ataque.
  • Angola y España tuvieron los mayores deterioros en puntuación en el GTI como resultado de un solo ataque en Angola y varios ataques en España.
  • Myanmar y Las Filipinas registraron números récord de muertes por terrorismo en 2017 con 166 muertes y 50 muertes, respectivamente.

Afganistán registró el número más alto de muertes por terrorismo en 2017, sustituyendo a Irak.
Steve Killelea, presidente ejecutivo de IEP, explicó los hallazgos: “La investigación de IEP desvela que el conflicto y el terror estatal son las principales causas de terrorismo. En los 10 países más afectados por el terrorismo*, todos estaban implicados en al menos un conflicto violento y ocho estuvieron implicados en una guerra con al menos 1.000 muertes. Estos 10 países registraron el 84 por ciento de todas las muertes por terrorismo en 2017. Al combinarse con países con altos niveles de terror político, el número salta a más del 99 por ciento. El terror político implica muertes extrajudiciales, tortura y prisión sin juicio”.

En Norteamérica y Europa occidental, la amenaza del terrorismo político de extrema derecha va en aumento. En los cuatro años entre 2013 y 2017, se produjeron 66 muertes y 127 ataques causados en Europa occidental y Norteamérica por grupos y personas de extrema derecha. En 2013, no hubo muertes, en comparación con 17 en 2017. La mayoría de los ataques se llevaron a cabo por individuos solos con creencias de extrema derecha, nacionalistas blancos o antiislamistas.

Los dos países con las bajadas más importantes en terrorismo son Irak y Siria, con las muertes reduciéndose a 5.500 y 1.000, respectivamente. Las grandes caídas en el número de muertes en Irak y Siria son principalmente el resultado del continuo descenso de ISIL. El número de muertes de ataques terroristas atribuidos a ISIL cayeron un 52 por ciento en 2017. Hubo un descenso correspondiente en la letalidad de los ataques, destacando la capacidad debilitada de la organización. A pesar de ello, ISIL siguió siendo el grupo terrorista más mortífero del mundo en 2017. ISIL ha perdido ahora la mayor parte de su territorio y casi todos sus ingresos con las capacidades reducidas reflejándose en el menor índice de muertes por ataque. Los datos preliminares sugieren que esta trayectoria continuará en 2018.

En 2017, los talibanes cambiaron el enfoque de ataques a civiles hacia ataques a la policía y personal militar. Los talibanes mataron a 2.419 policías y personal militar en 2017, frente a los 1.782 del año anterior. El número de ataques también aumentó de 369 a 386 en 2017.

Aunque el número de muertes por terrorismo ha caído considerablemente durante los últimos tres años, nuevas amenazas siguen emergiendo. Las organizaciones terroristas islámicas han demostrado ser altamente resistentes y fluidas, escindiéndose y formando nuevos grupos y alianzas a un ritmo rápido. De los 169 grupos terroristas responsales de al menos una muerte en 2017, 42 fueron nuevos grupos o grupos que no habían causado muertes en los tres años anteriores. En 2017, el nuevo grupo más activo fue Hay’at Tahrir al-Sham en Siria, que fue responsable de 177 muertes.

Europa occidental registró una marcada caída del 52 por ciento en terrorismo con Francia, Alemania y Bélgica registrando una importante caída en muertes por terrorismo. En 2017, el número de muertes cayó a 81 desde 168 el año anterior. Esta tendencia ha seguido en 2018 con solo ocho muertes registradas hasta octubre de 2018.

Steve Killelea explicó: “Las notables mejoras en Europa pueden atribuirse a una serie de razones. ISIL ha perdido mucho de su atractivo debido a sus derrotas militares y sus debilitadas capacidades para organizar ataques en Europa. La mayor financiación para combatir el terrorismo, combinado con unas mejores técnicas de vigilancia, también han contribuido a la reducción de muertes en Europa por terrorismo. Sin embargo, curiosamente, aunque las muertes por terrorismo en Europa se han reducido, el número de incidentes terroristas aumentó en este periodo. Esto destaca que ISIL está perdiendo su capacidad para planificar y coordinar ataques terroristas a mayor escala, como resultado de las capacidades disminuidas y mayores medidas para combatir el terrorismo”.

Además de la reducción del terrorismo, el impacto económico global del terrorismo también ha caído, reduciéndose un 42 por ciento, a 52.000 millones de dólares estadounidenses en 2017. Las muertes supusieron el 72 por ciento del impacto económico del terrorismo, con el restante proveniente de pérdidas de PIB, destrucción de propiedad, y lesiones no mortales. Sin embargo, es probable que el verdadero impacto económico del terrorismo sea mucho mayor, ya que estas cifras no suponen impactos indirectos en la empresa, inversión y los costes asociados con las agencias de seguridad en la lucha contra el terrorismo.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: