Busqueda Vuelo
Foto: Western Australian Museum / Australian Transport Safety Bureau

Búsqueda del vuelo 370 descubre dos naufragios envueltos en misterio


CHINA.-Un buque estadounidense lleva meses rastreando el lecho del océano Índico en busca del vuelo 370 de Malaysia Airlines, que desapareció del radar el 8 de marzo de 2014 cuando volaba de Kuala Lumpur (Malasia) a Beijing (China) con 239 personas a bordo. Hasta el momento no ha hallado ni rastro del avión, pero sí se han realizado dos hallazgos que resuelven un misterio de más de un siglo.

El Boeing 777 cesó sus comunicaciones cuando llevaba 38 minutos en el aire, y los escasos restos hallados en playas distantes indican que pudo estrellarse en mitad del océano Índico. Malasia, China y Australia cancelaron la búsqueda oficial el 17 de enero de 2017, tras 1.046 días de rastreo infructuoso. Pero Malasia lanzó un nuevo intento a principios de años, prometiendo una recompensa de 70 millones de dólares por los restos del avión desaparecido.

La empresa estadounidense Ocean Infinity desplazó hasta la zona su buque Seabed Constructor para rastrear el fondo del mar. Tiene de plazo hasta mediados de junio, cuando el mal tiempo obligue probablemente a detener la búsqueda. Hasta el momento ha analizado sin éxito un área de 31.000 millas cuadradas (parecida a la superficie de Maine o Carolina del Sur). Sin éxito.

El rastreo inicial, sin embargo, permitió localizar en mayo y en diciembre de 2015 los restos de dos buques, uno de madera y otro de hierro, hundidos a finales del siglo XIX, según ha informado el Museo de la Australia Occidental, dependiente del Gobierno australiano.

Los pecios se hallan a muy poca distancia entre sí, y a 1.430 millas de la costa de este país, en una ruta comercial usada en el siglo XIX entre Europa, Norteamérica, Australia, India, y el Sureste Asiático. Están a una profundidad de 12.100 a 12.800 pies de profundidad.

El carguero de madera es un buque de vapor de hasta 800 toneladas impulsado con carbón, que se encuentra casi desintegrado. Ha sido identificado como el W. Gordon o el Magdala, dos barcos hundidos a finales del siglo XIX.

El otro buque está mejor conservado: es un carguero con dos cubiertas, de hasta 1.500 toneladas, que yace sobre el fondo del mar y podrá corresponderse con tres candidatos: el Kooringa (hundido en 1894), el Lake Ontario (1897), o, posiblemente, el West Ridge (1883).

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: