Fb769b8b 36b9 489d B934 D7a8e3f346ba

Rep. Dom. Derechos Humanos condena ataques contra diputada Faride Raful


SANTO DOMINGO.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH-RD) condena los ataques de estos días en contra de la diputada Faride Raful quien ha denunciado la anticonstitucionalidad de la Ley 44/00 la cual impone la lectura de la Biblia en las escuelas públicas y privadas.

Consideramos que tales ataques violan el derecho a la libertad de expresión de la diputada a quien expresamos nuestra solidaridad y apoyo.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos considera que la aplicación de la Ley 44/00 viola la Constitución dominicana en su artículo n. 45 que recita lo siguiente: “El Estado garantiza la libertad de conciencia y de cultos, con sujeción al orden público y respeto a las buenas costumbres”.

Ver:  Estados Unidos y Europa insisten que se documente a dominico-haitianos

Recordamos que el Estado dominicano es un estado aconfesional, en donde no rige una religión oficial y que al imponer la lectura de un texto religioso, el que sea, se estaría violando dicho principio.

Además de la citada Ley 44/00 llamamos la atención de los diputados respecto a la Ley de Educación 66-97 que en su artículo IV numeral “e” recita lo siguiente: “Todo el sistema educativo dominicano se fundamenta en los principios cristianos evidenciados por el libro del Evangelio que aparece en el Escudo Nacional y en el lema “Dios, Patria y Libertad”.

Ver:  CNDH–RD crea el Galardón Radhamés Gómez Pepín

Estamos nuevamente frente a una situación de inconstitucionalidad y de violación del derecho a la libertad religiosa, además de una abierta violación a los siguientes derechos constitucionales: a la igualdad (art. 39), al libre desarrollo de la personalidad (art. 43), a la libertad de expresión e información (art. 49) y a la cultura (art. 64).

Ver:  Instalan cámaras de seguridad en baño de escuela dominicana

Un Estado que impone principios religiosos en su formación educativa se configura a todos los efectos como un estado teocrático que no corresponde a la definición de Estado social y democrático de derecho así como establecido en nuestra Constitución.

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: