Cesar Medina 1

Muere el periodista dominicano César Medina


SANTO DOMINGO.-El periodista y viceministro de Política Exterior Bilateral, César Medina, falleció ayer tras padecer desde el 2017 de cáncer hepático, situación que lo llevó a recibir tratamiento médico en Estados Unidos.

 Los restos del periodista César Medina serán velados desde las 11 a.m. de este viernes en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln y serán sepultados el sábado en el cementerio Puerta del Cielo.

Los detalles fueron ofrecidos por Luisin Mejía, parte del equipo de trabajo del programa de televisión Hoy Mismo, propiedad de Medina.

El sepelio partirá de la funeraria a las 3:30 de la tarde, hacia el cementerio Puerta del Cielo, mañana.

César Medina estaba aquejado de un cáncer hepático que le fue detectado el año pasado

A continuación la carta de los familiares confirmando el deceso:

Con profundo pesar anunciamos el fallecimiento de nuestro padre César Medina. Su deceso se produjo tras meses de una fiera batalla contra un agresivo cáncer, al que enfrentó con la gallardía y la valentía con la que dio el frente a todos los retos en su vida.

Nuestro padre murió en su casa, en paz interna y en armonia con Dios, rodeado del cariño de sus hijos, nietos, amigos y mucha gente que le quiso sinceramente.

Agradecemos a los doctores que lo trataron en el Presbyterian Hospital en Nueva York: Ivonne Sanger, Rafael Lantigua y Paul Lee. Así como a sus médicos en el pais: Victor Atallah, Nancy Alam, Jorge Marte y Octavio Cruz Pineda.

Por igual a quienes dedicaron largas horas a atenderlo en sus padecimientos: Francisco Ramírez y Rosalina Feliz, que con entrega y amor estuvieron a su lado hasta el último momento.

Gracias también a todos aquellos que elevaron oraciones por su salud y a quienes estuvieron atentos a su evolución.

En las próximas horas estaremos informando detalles sobre sus honras fúnebres.

Sus hijos,

Oscar, Taina, Cesarina, César, José Carlos, Cemyr y Marycielo.

Entre los políticos que expresaron sus condolencias por el fallecimiento de Medina están Reinaldo Pared Pérez, presidente del Senado y secretario general del Partido de la Liberación Dominicana (PLD); Vinicio Castillo Semán, de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), y Miguel Vargas Maldonado, presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y ministro de Relaciones Exteriores.

“Mi más profundo pesar a los familiares y relacionados del buen amigo César Medina con motivo de su fallecimiento, en especial a su hijo Oscar Medina, a quien le tengo un gran aprecio. Paz a su alma!”, fue el mensaje de Pared Pérez.

En tanto, Castillo Semán dijo: “Murió César Medina , durante décadas fue un gran amigo de mi padre y de mi familia. Nuestro pésame y solidaridad a sus familiares”.

Periodistas expresan pesar

La clase periodística fue otra que expresó su pesar por el fallecimiento del diplomático y periodista. “Esta fue la última foto que publicó en su cuenta personal, hace varios días atrás @tainamedina, hija de Don César Medina, quien hoy falleció tras una tensa batalla contra el cáncer. Porque sé del amor, cariño y respeto especiales que le profesó siempre a sus hijos y nietos, escogí esta foto entre padre e hija para enviarle a toda la familia mi abrazo solidario. Agradecerles por la oportunidad que me dieron de conocer a un hombre en el sentido cabal de la palabra. Paz al alma de Don César Medina”, dijo el presentador de noticias Roberto Cavada en sus redes sociales. Sus palabras fueron acompañadas de una imagen que muestra las manos tomadas de Medina y su hija Taína.

Ver:  Muere periodista y su hijastra en un aparente accidente de tránsito en RD

Nuria Piera indicó: “El periodista César Medina murió hace unos minutos luego de padecer cáncer. Que su alma encuentre paz”.

De su lado Euri Cabral posteó: “Ha fallecido César Medina, un gran comunicador y amigo. En estos momentos pido paz eterna para su alma. Mis sentimientos de solidaridad para con su familia. Que Dios les dé consuelo y fortaleza… Su llanto es mi llanto”.

“Informan miembros de la familia que el periodista César Medina ha muerto después de una larga lucha contra el cáncer. Me uno al dolor de sus hijos Oscar y Taína y al del resto de la familia”, fueron las palabras del periodista y analista político Miguel Guerrero.

El Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) se une al profundo pesar que entristece a la familia periodística y al pueblo dominicano en general por el fallecimiento de César Medina, de 70 años.

El presidente del CDP, Adriano de la Cruz, dijo que con la muerte de Medina la República Dominicana pierde una gran persona, que descolló como periodista y empresario y defendió con pasión y firmeza sus ideas.

Semblanza leída en la Academia Dominicana de la Lengua

De don César Medina uno podría decir: que es periodista desde hace casi medio siglo, si contamos que inició esa práctica desde muy joven; que ha sido del equipo fundador de dos diarios; que ha ejercido un liderazgo indiscutible en el periodismo televisivo desde hace tres décadas; y que lleva once años dedicado al oficio diplomático, sirviendo como jefe de misión en Chile, España y Panamá. Aunque odiado por otros por defender a capa y espada a los gobiernos del PLD.

Tal vez, estos datos bastan para configurar la trayectoria del hombre y su historia que estamos reconociendo esta tarde.

Cesar Medina Un Periodista Sin Horario

Encuentro. Miembros de la Academia Dominicana de la Lengua decidieron a unamidad el reconocimiento al periodista César Medina, quien agradeció el gesto y expreso su satisfacción por la honrosa decisión, en el 2016

Pero, en toda figura pública reconocida, hay una trayectoria y una historia que merece ser contada, quizás solo para que se deje constancia de que la fortaleza del prestigio, la durabilidad de las conquistas profesionales, la satisfacción de los logros humanos y la andadura vital en todos sus dominios, tiene una biografía espiritual de la que pocas veces se echa manos en el conocimiento de la hoja de vida de una personalidad, que como en el caso que nos ocupa ha estado en el centro mismo de la controversia de opinión que generan los protagonistas políticos, los acontecimientos sociales y las particulares, e intransferibles, actitudes personales frente a la vida y sus derroteros.

Pero, algún día se cuenta esa historia y esa trayectoria. Y qué mejor escenario el que hoy nos ofrece la Academia Dominicana de la Lengua para conocer quién ha sido César Medina desde que la ciudad de San Cristóbal lo viese nacer hace ya 68 años.

Ver:  Presidente Medina continúa inaugurando escuelas

Los hombres no se hacen solos. Siempre hay unos duendes tutelares que le hacen compañía y que solo su capacidad de resistencia frente a la adversidad o frente a los simples avatares de la existencia, que son múltiples, pueden vencer, modificar o hacer trascendentes sus mundos de imaginación, sus sueños, sus vitalidades, sus metas. Esos duendes nacen en la familia, se reconstruyen en la realidad o en la ficción, o se expanden desde los desafíos y hacia los objetivos de vida que cada cual se plantee.

César Medina tuvo compañías que arroparon su adolescencia como una manta de oportunidades que la imaginación abría a sus instintos. Tuvo nombres clásicos a su lado desde la mocedad, tan clásicos que nos parecen conocidos: Homero, Cervantes, Herman Melville, que los encaminaron en la odisea de la vida y le enseñaron a cazar oportunidades como las ballenas de Moby Dick. Y se asoció a Somerset Maugham para llevar siempre una vida de desafíos, al filo de la navaja. Y se tendió a los pies de Vargas Vila, para procurar que la controversia fuera afín con su deseo de alcanzar la verdad en la práctica de la disensión y el reto.

Retador de la vida se metía en la biblioteca municipal de su comarca nativa para encontrarse con personajes de leyenda y con lecturas de contraste que crearon en él la fascinación por la palabra y por el debate que la palabra provoca.

Me cuentan que sus padres le buscaron formación en lo que fue, en su época, un centro educativo de primer orden a nivel nacional, el Instituto Politécnico Loyola (IPL), y que allí con riguroso pantalón kaki, camisa azul marino, corbata y zapatos lustrosos (la elegancia en el vestir también tiene sus orígenes) los jesuitas algo metieron en su testa que terminó obteniendo siempre altas calificaciones. Alguien de la época me hizo saber que en los anuarios del IPL entre 1958 y 1961, César Medina figura como el mejor estudiante de aquella generación.

Trece años apenas tenía, cuando al suspenderse la beca que lo mantenía en el Loyola, tuvo que bandeársela solo para terminar sus estudios de bachillerato en el liceo público. Pero, cuando concluyó, a los 16 años, puso rumbo hacia la capital y aquí don Keko Rainieri, el padre del hoy poderoso empresario turístico Frank Rainieri, le ofreció su primer trabajo formal: vendía máquinas para uso de bancos, calculadoras y maquinillas de escribir, por lo cual se hizo experto en la reparación de las nunca bien ponderadas Royal y Underwood, en las que tantos abrevamos como fuentes indispensables para la escritura inicial, y aún para la posterior.

Por la calle Sánchez de la Ciudad Primada, donde se instaló para vivir, regresando cada fin de semana a la casa de sus padres en San Cristóbal, lo vieron aprovechar su conocimiento de las Underwood no solo para repararlas, sino también para consustanciarlas con la poesía romántica, que escribía junto a cuentecitos ociosos en la soledad de su habitación de estudiante provinciano. Tal vez en esa práctica, fue donde se construyó y fue creciendo el hombre romántico que sigue siendo.

Ver:  Margarita Cedeño no asistió a celebración del triunfo

Y creció también el periodista. Porque para entonces confeccionaba un periodiquito que hacía circular mensualmente entre sus amigos y vecinos. Hubo más de uno que incluso lo reclamaba si tardaba en publicarlo. Hasta que la generosidad de don Rafael Herrera hizo el resto. Envió sus escritos al Listín y allí le abrieron espacio. Y terminó siendo el cronista joven de la época de todo lo que acontecía en su ciudad natal.

De aquí en adelante, comienza lo conocido. Ultima Hora, Hoy, Hola Matinal, Hoy mismo, Telecable Nacional, Color Visión y otras hechuras de su empeño laboral, de su capacidad fundacional y de su creatividad periodística. Y entre uno y otro, el desafío de su primer trabajo reporteril: la fuente policial que en los años duros del balaguerismo fue tarea titánica y esfuerzo mental que acarreaba sinsabores de todo género. Cuando abandonó esta fuente llevaba sobre sí la carga de muchas noticias donde la sinrazón y el terror pusieron su cara de desatino y muerte.

Y vinieron los hechos concretos del hombre romántico: primero Oscar, que le ha perseguido tenazmente en la tarea periodística; otros 6 hijos, todos profesionales que se alejaron de la vocación paterna, y 10 nietos. O sea, una obra. La otra obra. La humana, la espiritual, la que construyó su vocación de hombre.

Hoy, la Academia de la Lengua honra al periodista. Pero, al periodista lo edificó una historia de haberes humanos que merecía ser contada, aún fuese tan brevemente, esta tarde. Y ese periodista ha hecho una trayectoria de múltiples aristas, una de las cuales es la que esta docta casa quiere remunerar con el reconocimiento que hoy se le otorga: la de ser un correcto utilizador del lenguaje criollo en sus leídas columnas de la prensa diaria; un manejador fraseológico del español dominicano, uno de los más citados, junto a los demás distinguidos columnistas que hoy son reconocidos, en lo que he denominado el diccionario del alma dominicana, recientemente presentado al público por esta Academia. Locuciones, frases, giros, que insertados en sus escritos periodísticos le otorgan la distinción de valorar nuestro español peculiar, o sea de enaltecer nuestro decir, la fraseología del habla dominicana.

Ese es el lauro que hoy te entrega la Academia Dominicana de la Lengua, apreciado César. Supongo que desde algún lugar, Federico Lebrón Montás, que te recomendaba aquellas lecturas primeras, o Temístocles Metz, inolvidable amigo, que fue una de tus fuentes de apoyo en tu carrera; o Manuel Severino a quien acompañaste en la fundación de Hoy, estarán celebrando con nosotros este reconocimiento. Y también, José A. Tejeda, con quien compartiste tu primera corresponsalía periodística; Virgilio Alcántara y Miguel Franjul que han sido parte de esa historia y trayectoria que a mí me ha tocado esta tarde el alto honor de dar a conocer a este auditorio que ahora solo tiene que aplaudirte.

Descanse en paz.

 

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: