Haitianos se marcharon retornan a Santiago

SANTIAGO.- Poco a poco regresan a los hogares que abandonaron y a sus sitios de trabajo, los haitianos indocumentados establecidos en esta ciudad y que habían “desaparecido” de las calles y avenidas de aquí, temerosos de ser apresados y repatriados. Los nativos del vecino país dejaron de hacer vida pública inmediatamente se venció la última prórroga concedida por el gobierno, para que regularizaran su situación legal.

Concluido el plazo, a principios de agosto pasado, los haitianos indocumentados comenzaron a salir a las vías públicas cada vez menos, hasta que semanas después daban la sensación de que ya no residían aquí. Sin embargo, desde hace varios días se les observa en los barrios y el centro de la ciudad realizando sus actividades como si estuvieran seguros de que no serán e repatriados.

El mercado de ropa, calzados, productos comestibles y accesorios para el hogar que se celebra cada jueves en el barrio Pueblo Nuevo y sectores aledaños, de nuevo se ha convertido en una de las principales fuentes de ingreso de los haitianos que participan en el mismo.

Y lo hacen sin temor a que contra ellos se produzcan detenciones masivas, aprovechando las autoridades la facilidad que representa estar concentrados en esas áreas santiagueras.

Lo mismo puede decirse de esos extranjeros que han vuelto al casco urbano para vender productos en calles tan céntricas como Del Sol, 30 de Marzo, España, Duarte, San Luis, Mella, Sánchez, Cuba, Máximo Gómez, Restauración, Las Carreras, 16 de Agosto y Circunvalación.

Ha vuelto a ser una rutina verlos empujando carretillas por esas vías, ofertando variadas frutas y otros rubros del campo, con la seguridad de que no serán molestados por las autoridades.

Concomitantemente también han reaparecido los haitianos que se dedican en esta ciudad a laborar en las construcciones de edificios y otros tipos de viviendas, donde han desplazado la mano de obra criolla, tanto por los bajos precios que cobran, como por la intensidad de sus trabajos, agotando largas jornadas prácticamente sin descanso.

Por igual, la presencia de haitianos en los parques santiagueros ha vuelto a ser habitual. En esos lugares mayormente se dedican a lustrar zapatos, vender productos comestibles, para vestir y calzar.

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: