Blas Peralta: un semidiós conflictivo

NUEVA YORK.-Blas Peralta, vinculado con el asesinato del ex rector de la universidad estatal, Mateo Aquino Febrillet, es el presidente de la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado), cuyo monopolio le dobla el pulso a empresarios y al propio gobierno.

Y ese poder, opinan observadores, le ha allanado el camino para salir cuantos líos alimentados por su carácter conflictivo, se ha visto involucrado en los últimos ocho años.

El primer gran problema en que estuvo envuelto Peralta, fue en 2008, en el del famoso escándalo por corrupción conocido como Plan Renove, junto con sus colegas Antonio Marte, Antonio Pérez, y Alfredo Pulinario Linares (Cambita), famosos también en el sindicalismo del transporte, estos últimos de pasajeros.

Estos empresarios fueron implicados en una presunta estafa contra el Estado por más de RD$1,800 millones a través del Plan Renove, junto a los ex funcionarios Pedro Franco Badía y Fabio Ruiz, además de Milcíades Amado Guzmán, Gervasio de la Rosa, Francisco, Paulino Antonio Reynoso (Padre Toño), Freddy William Méndez.

Un año después estuvo involucrado en un incidente violento en el que murió una persona, en Bonao, y él fue herido de bala en la frente.

El incidente fue motorizado por un conflicto en el sindicato de transportistas de Bonao, el que supuestamente Peralta intentaba monopolizar. El enfrentamiento, se dijo en la ocasión, fue provocado por seguidores de Peralta.

No conforme con el monopolio del transporte pesado, Peralta incursionó directamente en la política formando el Partido de la Esperanza Nacional (PEN), cuya validez no fue otorgada por la Junta Central Electoral.

Debido a ello cabildeó con el Partido Revolucionario Moderno (PRM) para ser candidato a diputado por San Cristóbal, al igual que Edward Montás, con quien peleó antes de que se viera envuelto en el incidente en que fue asesinado Aquino Febrillet, ex rector y candidato a Senador por San Cristóbal.

A finales de marzo 2015, Fenatrado inauguró las nuevas instalaciones de su oficina principal, en la autopista Duarte, en cuyo frente fue colocada una estatua de Peralta.

Aunque la estatua posteriormente fue retirada, según comentaron blogueros, la burla de los lectores continuó en las redes sociales y en otros medios de comunicación.

“Miren hasta donde llega el “narcisismo” de esta gente, aunque se dice que si el viejito con sombrero de los pollos fritos Kentucky Fried Chicken (KFC) tiene su propia estatua porqué Blas Peralta no”, comentó un lector en el blog “Fuegoalalata”.

“Pero también creemos que Blas debiera demandar a su escultor, pues las chaquetas de tres botones no se abotonan todos y en la estatua están los tres abotonados”, decía otro.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: