Reelección, es corrupción

Mi Ventana Óptica

Por Alejandro Almánzar

Demostrado está, (REELECCION) es sinónimo de (CORRUPCION). Por eso, como el presidente Medina se precia de decente, serio, honrado y coherente, hasta el último momento dudé se embarcara en ese embadurnamiento constitucional.

Cuyo proceso ha estado plagado de vicios como los anteriores. Uso del dinero del Estado, compra de legisladores, en fin. Partiendo de la supuesta popularidad del mandatario, creí, con Danilo sería diferente, pero me traicionó la creencia.

Ahora no me explico, cómo con “tanta simpatía” en la población, el jefe de Estado rehúye someterse al escrutinio de su pueblo sobre sus planes reeleccionistas, prefiriendo recurrir a la perversion institucional para imponerse a la mala.

Eso demuestra el poco avance de la democracia entre nuestros políticos, pues si caro resultó como candidato en el 2012, provocando el Déficit Fiscal, con esta “sancochada” Reforma Constitucional se habrá invertido igual o mayor suma.

De nuevo, la reelección presidencial vuelve a poner a prueba la debilidad institucional, al tiempo que deja el país arrodillado frente a una embestida constitucional que arrastró consigo un lastre pestilente y nauseabundo.

Sólo porque la dirigencia política perdió la capacidad del olfato puede transitar sin cubrirse la nariz, porque saben además, que la gente se escandaliza unos días, pero luego todo vuelve a la normalidad, como si nada.

Es penoso que la sociedad haya alcanzado estos años viviendo amargas experiencias con la reelección presidencial, y su gobernante “mejor valorado” decida repetir esa oscura historia para su beneficio personal, cayendo en lo indecoroso.

Saben perfectamente, que lo que hoy es un escándalo, mañana será materia prima para comediantes. Esa decisión viene a imponernos a funcionarios, síndicos, regidores y congresistas que son una vergüenza nacional.

Trae debajo el brazo, una nueva división territorial, tomando infamemente los nombres de Peña Gómez y Juan Bosch, para otra coartada política de la que nos tienen acostumbrados esos dirigentes políticos.

Ellos no están para repudiar eso, tendremos nosotros que hacerlo en su nombre, porque sabemos, esto no persigue enaltecerlos, si no, favorecer a personeros de la política que mediante tretas se reparten la nación.

Esto representa dos senadores mas, ocho o diez diputados, dos síndicos, entre veinte y treinta regidores, y lo que demanda una provincia, que deberá cargársele al Presupuesto Nacional, para seguir alimentando la corrupción.

Entonces, por qué escandalizarnos cuando el hijo de Rosita Fadul, le dice buena mierda, mojones y cuántos improperios mas a dos “atrevidos” oficiales de la AMET que lo detuvieron por violar la luz roja de un semáforo en plena ciudad de Santiago.

Villamán Fadul, empleó el vocabulario propio de gente que se sabe por encima no sólo de la Ley, si no, de la Constitución, y condición humana de personas que por su origen social están descalificados para cuestionar su incivilizado proceder.

Como nadie puede cuestionar al presidente Medina por reformar la Constitución mediante métodos draconianos, sin exponerse a recibir la reprimenda de quienes buscan beneficiarse de la reelección y su corrupción.

 alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: