Ningún partido logra mayoría en el Congreso de Guatemala

El drama de la renuncia y encarcelamiento del expresidente Otto Pérez Molina sirvió para cambiar muchas cosas en la política de Guatemala.

El comediante Jimmy Morales ganó sorpresivamente la primera vuelta. El hombre de negocios Manuel Baldizón, que pensaba tenía asegurada la presidencia hace unos meses, está 1.000 votos detrás de la exprimera dama Sandra Torres y podría quedar fuera de la segunda vuelta.

Y en el Congreso, trece partidos lograron estar representados, pero ninguno de los partidos grandes alcanza –ni juntos—a hacer mayoría. Esto significa que no habrá “aplanadora” que haga lo que quiera al presidente.

Otro elemento positivo es que de 158 diputados totales, 70 son caras nuevas. Pero lo que no ha cambiado es que 80 fueron reelectos y entre ellos hay una lista de diputados con casos de antejuicio abiertos, acusados de corrupción y de otros delitos o comportamientos dudosos.

Uno de esos 80 tiene un proceso de antejuicio abierto, acusado de haber participado en un contrato anómalo entre una empresa de su propiedad con el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Otros dos fueron captados en video tratando de buscar beneficios de manera irregular y por lo cual existe un proceso de antejuicio en su contra.

Dos más fueron grabados sosteniendo conversaciones controversiales que van desde pactar plazas hasta negociar beneficios para el figuras del extinto gobierno patriotista. Otro más fue expulsado de su partido por utilizar bailarinas nudistas para atraer votantes.

Lo hay también sospechosos de tener nexos con el narcotráfico y el crimen organizado.

La politóloga Carmen Ortiz, que conversó con el periódico guatemalteco Prensa Libre, dice prever que los diputados que llevan un proceso de antejuicio no durarán mucho tiempo en el Legislativo, por lo que sus lugares podrían ser ocupados por suplentes.

Prensa Libre también cita a Stephanie López, del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos, quien aseguró: “Con ellos hay que esperar que se resuelvan los procesos en su contra, y una vez resueltos, si estas personas son culpables, serán sacadas de su curul. De lo que hay que estar atentos es ver quiénes son los suplentes; hay que empezar a ver quiénes llenarían esos vacíos”.

Voz de América

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: