Anuncios

Ex presidente denuncia manipulación de la justicia en Guatemala

En esta entrevista exclusiva concedida desde la cárcel a la corresponsal RT, Paola Guzmán, el expresidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, que cumple prisión preventiva por presuntos delitos de corrupción, ha denunciado la injerencia en el país y la manipulación de la justicia por parte de EE.UU., principalmente, a través de la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (CICIG).

¿Inocencia total?

Otto Pérez Molina anuncia que es “totalmente inocente” en los actos de corrupción de los que se le acusa en el marco del caso de ‘La Línea’. “Si hubiera participado en esta defraudación, no estaría aquí”, dice el político, añadiendo que tuvo la oportunidad de salir del país, pero no lo hizo porque decidió “dar la cara porque es inocente y porque no tiene ninguna responsabilidad en eso”.

¿Corrupción o injerencia de EE.UU.?

Otto Pérez Molina denuncia que su posición actual debe enmarcarse en un largo contexto histórico de injerencia de EE.UU.que se remonta a principios del siglo XX.

“En los años 40 EE.UU. viene y hace unas pruebas con guatemaltecos inyectándoles enfermedades, especialmente enfermedades venéreas, para poder probar con ellos”, denuncia Pérez Molina, recordando que “salieron pidiendo disculpas hace tres años pero no ha indemnizado a ninguna de las familias”.

“En los años 50 viene el derrocamiento de un presidente, precisamente por decir que era de tendencias comunistas y, obviamente, el armamento, los aviones y todo para ese derrocamiento es de EE.UU.”, sigue.

Según él, el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, intentó en varias ocasiones mantener un encuentro con él, pidiéndole una única cosa: “que la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (CICIG) se debería quedar en Guatemala y que se debería extender hacia Honduras y hacia El Salvador”.

Pérez Molina afirma que esta fue la condición de EE.UU. “para que ellos pudieran continuar con el plan” de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de América Central”. “O sea, el tema que estábamos hablando era la migración de menores no acompañados hacia EE.UU., pero ellos toman ese tema y lo agarran como para tener una injerencia y un control mayor en nuestros países”, explica.

El segundo y más reciente ejemplo de la injerencia de EE.UU. lo encarna -según él- el embajador de EE.UU. en Guatemala, que no solo participó en manifestaciones en contra de Pérez Molina, sino que también incitó a los guatemaltecos a través de su Twitter para que participaran en las manifestaciones.

 

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: