Dilma Rousseff confía que el Senado evite el juicio


BRASILIA.-Un día después de haber sufrido una derrota en la Cámara de Diputados, que decidió aprobar el pedido de juicio político en su contra, la presidenta Dilma Rousseff evaluó en la mañana de este lunes (18) que todavía es posible evitar el impeachment en el Senado y consideró que el clima para la votación en la Cámara alta es «más favorable» que entre los diputados.

En un encuentro con diputados de su coalición, la presidenta informó que este lunes (18) se reunirá con el presidente del Senado, Renan Calheiros (PMDB-AL).

El objetivo es intentar convencer a Calheiros de extender lo máximo posible la primera fase del proceso en el Senado, en un esfuerzo por evitar que los legisladores puedan ser contaminados por el clima a favor del juicio político en la Cámara de Diputados.

Ver:  Hillary Clinton y Michelle Obama hacen campaña juntas por primera vez

Por la mañana, Rousseff recibió a la bancada federal del PCdoB. Más tarde, se reunió con líderes de la base aliada que votaron en contra del impeachment.

De acuerdo con relatos, la presidenta está «serena», «confiada» y dijo que quiere dedicarse al «cuerpo a cuerpo» también en el Senado Federal.

Con la perspectiva de una posible derrota, el Palacio del Planalto se anticipó e inició una ofensiva sobre los senadores de la base aliada desde la semana pasada.

A lo largo de la última semana, ministros y asesores presidenciales mantuvieron conversaciones con senadores de partidos como el PR y el PMDB.

Ver:  Diputado Fidelio Despradel renuncia a exoneraciones y otros privilegios

Para que el Senado Federal sea autorizado a abrir el proceso en contra de la presidenta y determine su alejamiento temporario del cargo por hasta 180 días, será necesario el apoyo de la mitad más uno de los senadores presentes en el plenario de la Cámara.

El Planalto no tiene esperanzas de obtener una victoria en esa etapa y ya admite la posiblidad de que Rousseff sea suspendida de sus funciones. En la etapa siguiente, no obstante, el gobierno considera que puede obtener una victoria.

Para que Rousseff pierda definitivamente su cargo, en la etapa final del juicio político son necesarios los votos de 54 de los 81 senadores. El equipo de la presidenta calcula contar desde el inicio con el apoyo de 18 senadores. Para lograr impedir su destitución, la presidenta necesita conseguir por lo menos otros 10 votos.

Ver:  Falleció Cara McCollum ex Miss New Jersey

Para eso, Rousseff pidió a la ministra Kátia Abreu y al ministro Eduardo Braga, ambos del PMDB, que pidan una licencia de su cargo para volver a su banca de senadores. El gobierno también contabiliza que puede conseguir otros tres votos del PP y del PR.

El voto que falta debería ser conquistado entre senadores del PMDB, de los cuales siete de ellos todavía no declararon cuál es su posición oficial (Folha de Sao Paulo).

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: