Asesinan activista que rechazó las bases militares de EE.UU. en Latinoamérica

TEGUCIGALPA, HONDURAS (RT).-Berta Cáceres, coordinadora del Consejo de Pueblos Indígenas de Honduras (COPINH), ha sido asesinada en la madrugada de este jueves por unos desconocidos que accedieron a su vivienda, informa el canal Alba TV. Su hermano también resultó herido en el ataque.

De acuerdo con ciertos informes, los asesinos esperaron a que Cáceres durmiera para entrar en su casa y acabar con su vida.

La líder indígena del pueblo lenca había recibido anteriormente numerosas amenazas de muerte por acompañar las luchas de defensa de su pueblo. Además, Cáceres sufría persecución política y sobre ella recaían órdenes de detención.

Se informa también que la semana pasada la activista participó en una rueda de prensa en la que reveló que cuatro dirigentes de su comunidad fueron asesinados y varios más reportaron haber recibido amenazas.

¿Quién era Berta Cáceres?

Desde el golpe de Estado contra el Gobierno de Manuel Zelaya en 2009, que fue apoyado activamente por EE.UU., los Ejecutivos derechistas del país empezaron a practicar la persecución y la violencia contra los líderes indígenas, los activistas de derechos humanos y organizaciones sociales y sindicales. En este ambiente Berta Cáceres era una de las activistas más reconocidas de la defensa de los territorios de Honduras.

En 2013 la malograda luchadora se opuso al proyecto de la represa hidroeléctrica de Agua Zarca, que suponía el desplazamiento de la población indígena de las zonas circundantes del río Gualcarque, y fue detenida a causa de ello. Tras su encarcelación, Cáceres declaró ser una “perseguida política” y posteriormente fue liberada gracias al apoyo social masivo que recibió.

Precisamente por esta dilatada e intensa lucha en 2015 Berta Cáceres recibió el Premio Medioambiental Goldman para el Sur y Centroamérica.

La lucha contra una base militar estadounidense en Honduras

En 2013, cuando el Gobierno de EE.UU. planeaba instalar la mayor base militar de toda América Latina en Honduras, Cáceres denunció la iniciativa. En sus declaraciones la activista señaló que las instalaciones serían “un proyecto de dominación y colonización con el propósito de saquear los recursos de los bienes comunes de la naturaleza en la nación centroamericana”.

Cáceres alertó aquel mismo año a RT sobre la creación de esa base estadounidense en su país: “EE.UU. tiene previsto instalar una enorme base en unaataforma marítima. Nosotros hemos denunciado que esta base también amenaza a los pueblos hermanos. EE.UU, hay que recordar, siempre ha usado a Honduras como una plataforma para invadir a otros pueblos hermanos, como sucedió en los años 80 contra Nicaragua. Esta vez podría ser Venezuela”.

Déjanos tu comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: