200 albergues para cubanos en centroamérica

Panamá, (EFE).- Más de 200 cubanos que buscan llegar a Estados Unidos se encuentran alojados en albergues temporales habilitados por la Iglesia católica panameña en Paso Canoas Internacional, frontera entre Panamá y Costa Rica, dijeron hoy fuentes humanitarias y los mismos migrantes.

Los isleños, que en la zona se calcula pueden pasar de 2.000 y que afirman salieron de Cuba por no estar de acuerdo con el sistema político o económico, llevan más de 12 días en el cordón fronterizo de Paso Canoas a la espera de cruzar Panamá y Costa Rica y seguir avanzando con destino a Estados Unidos.

Siegdel Candanedo, encargado de la Pastoral Social Caritas de la Diócesis de la Iglesia católica de David, capital de la occidental provincia de Chiriquí, dijo a Efe que habilitaron un albergue para unos 96 cubanos y que entre esta noche y mañana abrirán otro para 100 más.

Candanedo añadió que además de darles alimentos y colchonetas con ayuda de la población y de algunas instituciones, también los apoyan con los trámites de migración de Costa Rica para tratar de que estos se agilicen y puedan pasar poco a poco, poniéndole prioridad a los niños.

Pero las autoridades costarricenses, según Candanedo, “están limitando el asunto y nada más están pasando 30, 40, 50 por días, cuando hay 2.000 y pico aquí en Paso Canoas (…) y estamos muy preocupados por eso”.

La Dirección de Migración y Extranjería (DGME) de Costa Rica calcula en 2.238 los migrantes cubanos que esperan pasar al país desde Paso Canoas, según datos facilitados a Efe.

El encargado de la Pastoral Social Caritas aseguró que tienen disponibilidad de atender de 100 a 200 personas, pero que aún así necesitan más apoyo de otras instituciones como la Cruz Roja, el Sistema Nacional de Protección Civil y de la Cámara de Comercio, entre otras.

Los cubanos, por su parte, piden a los Gobiernos de la región, como el de Nicaragua, que los apoyen con el paso por la frontera de sus países porque su objetivo es llegar a Estados Unidos y no quedarse en ningún país latinoamericano.

Ramón Orgelles Sour, originario del pueblo cubano de Baracoa, dijo a Efe que es “mentira” como se afirma que hayan salido de Cuba por problemas económicos cuando la verdad es que lo hicieron por problemas políticos.

“Emigramos por problemas políticos, no queremos saber más del sistema (en Cuba), y como no hay manera que cambie ese sistema político nos vamos a buscar el otro sistema” en Estados Unidos, indicó Orgelles.

Añadió que la travesía que han hecho está “llena de pena, de dolor, tropiezos” y en la que han sido estafados, robados y hasta violentados, pero que todo ha sido, afirmó, “buscando un sueño” de llegar a Estados Unidos.

Según Orgelles, el objetivo es seguir avanzando porque, indicó, “no queremos quedarnos en ningún país de estos (que son parte de esta travesía) y no queremos causarles ningún problema”.

El isleño agradeció al pueblo y las autoridades de ambos países por la ayuda humanitaria que les han proporcionado.

El paso de cubanos por Centroamérica ha ido creciendo en los últimos años, agudizándose con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Cuba por el temor a que se elimine la Ley de Ajuste Cubano (1961) que les otorga facilidades para conseguir la residencia estadounidense.

Esta crisis migratoria se agravó desde que Nicaragua cerró sus fronteras a mediados de noviembre pasado, provocando que los migrantes se acumulen cerca de su frontera sur, en Costa Rica, país que ha otorgado 5.366 visas de tránsito a los cubanos para que pudieran ingresar a su territorio. EFE

Deja un comentario
Anuncios
Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: