Transg
Un premio histórico para la comunidad trans (y para Chile): 'Una mujer fantástica', mejor película extranjera

Un premio histórico para la comunidad trans (y para Chile): ‘Una mujer fantástica’, mejor película extranjera


LOS ANGELES.-Daniela Vega, la actriz chilena transgénero que interpreta el personaje de Marina, -una mujer que también es transgénero y a quien se le muere su amor en los brazos-, en la película chilena ‘Una mujer fantástica’ se subió al escenario de los Oscar para celebrar que la cinta había recibido un premio de la Academia a Mejor Película Extranjera.

La relevancia de este Oscar no solo radica en que el galardón lo recibe la cinematografía chilena, que con películas celebradas como ‘No’ había visto escapársele de las manos el galardón, sino que es un premio que recae en una película en la que, como lo dice la misma Daniela: “una mujer transgénero actúa como una mujer Transgénero”, y eso más que una tautología es, en verdad, toda una trasgresión en el mundo del cine.

Pero una de las grandes relevancias de esta película dirigida por Sebastián Lelio es justamente esa, que su protagonista es igual que el personaje que interpreta.

“El hecho de que yo sea trans provee al guión y a la narrativa con un alto nivel de verdad, pero, aún más importante, abre una puerta a un mundo que el cine no ha explorado antes”, asegura la actriz. De hecho muchos de los insultos que recibe Marina, el nombre de su personaje de la película, fueron insultos que la actriz ha recibido en su vida real. Palabras como eres una “quimera” o eres un “monstruo” son cosas que ella de verdad ha oído sobre sí misma.

Daniela aterrizó en esta película de manera inesperada. En realidad, el director quería hacer una cinta que se adentrara en la experiencia de que se te muera en los brazos la persona que amas. En la película se muere Orlando, un hombre guapo y mayor en los brazos de Marina, justamente una mujer que ha hecho una transición del género masculino al femenino y que se ha enamorado de él.

Para asegurarse de que el tratamiento de este tema fuera adecuado, Lelio contrató a Daniela Vega, una cantante lírica, transgénero, con una que otra aparición en el cine para que lo asesorara en los asuntos de género. Después de horas de casting, el director se dio cuenta de que tenía a la verdadera protagonista a su lado.

En realidad, la presencia de Daniela en la cinta es solo uno de los logros de una película que al nacer en el seno de una sociedad conservadora como la chilena, toca puntos muy sensibles de los debates que aún le falta dar en general a la sociedad occidental sobre esta comunidad.

“Esta película da cuenta de la dura realidad que aún tiene que sobrellevar la comunidad trans en Chile , que creo no difiere radicalmente de lo que pasa en muchos países del mundo”, explica a Univision Noticias Emilio Maldonado, director de la Fundación Iguales, que trabaja en pos de la igualdad de derechos y la no discriminación de la diversidad sexual. “ En la cinta se muestra, por ejemplo, cómo el hecho de que los individuos trans no puedan adecuar sus documentos de identidad a su nueva identidad de género, trae severos enredos legales, crea sospecha sobre ellos al momento de enfrentarse a la policía o a los servicios de salud”.

Daniela Vega está también convencida de los importantes efectos que esta película puede traer en Chile y en todo el mundo: “La película quiere que cuestiones cuál es tu posición en la sociedad. ¿Estás con la familia de Orlando o con Marina? Y en lugar de responder preguntas trata de abrirlas. ¿Qué cuerpos no podemos habitar? ¿Qué historias de amor son válidas y cuáles no? ¿Por qué hay ciertos grupos de personas que no son consideradas normales?”.

 

 

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: