James Harden

James Harden colecciona records camino a su segundo MVP al hilo


Washington, (Prensa Latina) En la estadounidense Asociación Nacional de Baloncesto (NBA) reina hoy la certeza de que James Harden ganará su segundo título de Jugador Más Valioso (MVP) al hilo.

Si a comienzos de año el griego Giannis Antetokoumpo sonaba como el hombre que destronaría a la ‘Barba’, el panorama ahora es diferente, sobre todo tras el nuevo hito anotador del jugador franquicia de Houston Rockets.

Al endosarle 31 unidades a los Atlanta Hawks, Harden se convirtió en el único jugador en la larga historia de este certamen en anotarle 30 o más puntos a todos los equipos de la liga en una misma temporada.

Ni siquiera monstruos anotadores como Wilt Chamberlain, Kareen Abdul Jabbar o Michael Jordan consiguieron la proeza materializada por Harden, quien sigue inmerso en un estado de gracia anotadora.

Este record incluye 61 puntos contra los Knicks de New York, 58 contra los Nets de Brooklyn y 54 contra los Wizards de Washington, y solo los Chicago Bulls lo ‘limitaron’ a 30 unidades.

De hecho, la peor noche del versatil Harden esta temporada fue el pasado 6 de diciembre, cuando ‘apenas’ anotó 15 puntos en una derrota ante el Utah Jazz.

Certero desde el perímetro y letal al atacar el aro, Harden consiguió en febrero pasado la segunda mayor racha de partidos con 30 o más puntos, 31, rompiendo una marca establecida por ‘Giant’ Chamberlain en 1962.

Además, la ‘Barba’ llegó a 890 triples intentados esta campaña, para romper el record de 886 que poseía Steph Curry desde 2016, y entró al Top 10 de francotiradores en la NBA, al encestar su triple mil 961.

De sexto hombre en los Oklahoma City Thunders a protagonista indiscutible de la ofensiva en Houston, Harden sorprende porque, amén de liderar la liga en anotación, reparte casi ocho asistencias por partido.

Verlo descolocar a la defensa con su pasito lateral o romper tobillos y caderas a golpe de ‘dribble’ y ‘euro-step’ es un privilegio, sobre todo por la manera en que ridiculiza, como quien no lo quiere, a sus rivales.

Muchos en Houston sueñan con un título esquivo hace 25 años, cuando un tal Hakeem Olajuwon guió a la franquicia texana a dos coronas al hilo, a costa de los Knicks de Pat Ewing y los Magics del jovencísimo Shaq O’Neal.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: