Batalla Del Hotel Matum 1

Se cumplen 52 años de la Batalla del Hotel Matum


SANTIAGO, RD.-La Fundación coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó realizó varios actos en esta ciudad con motivo de cumplirse este martes 52 años de la Batalla del Hotel Matum.

Minerva López, presidenta de la entidad, encabezó los actos realizados desde un tedeum en la parroquia santuario Nuestra Señora de la Altagracia, ubicada en el Centro Histórico de aquí.

 Luego frente al Hotel Matúm, localizado en la avenida Las Carreras, al lado del Gran Teatro Regional del Cibao, ofrendas florales y honores militares en honor a los héroes de dicha batalla, entre ellos Claudio Caamaño, Rubén Lulo Gitte, Cuquito Fernández, Radolfo Núñez Vargas, Tata Jiménez y otros.

Asimismo, seis habitaciones del hotel han sido designadas con los nombres de Claudio Caamaño Grullón, Víctor Marranzini, Víctor Bisonó, Pedro Manuel Casals, así como del capitán Ernesto González González y el sargento German Ureña.

En el año 1963, Manolo Tavárez Justo, líder del movimiento Revolucionario 14 de Junio, cumple su palabra y asciende por “las escarpadas montañas de Quisqueya”, instalando un frente guerrillero en Las Manaclas, al tiempo que otros frentes operaban en el Norte, Nordeste y el Este del país. Esto ocurre en noviembre y a fines de diciembre cae abatido por balas asesinas, pues se había entregado para evitar la masacre de sus compañeros, lo que ocurre, no sin antes decirle a los verdugos que sólo él era responsable del alzamiento.

Otra épica hazaña ocurre en diciembre, esta vez el día 19 del año 1965, cuando  la Batalla del Matum, tras ser sitiado el  grupo de líderes constitucionalistas que vinieron a Santiago a rendirle tributo en el cementerio a quien fuera el ideólogo del levantamiento ocurrido ese año: el Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez.
El grupo es encabezado por el Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, quien se constituye en líder del grito del 24 de Abril  de 1965 y otros destacados constitucionalistas militares y civiles.

Hoy se cumple 52 años de aquella épica batalla.

Tras asistir a una misa en la iglesia de la Altagracia en honor a Fernández Domínguez y honrarlo en el cementerio de la calle 30 de Marzo, donde reciben disparos desde la parte alta del Hotel Restaurant Oriente, de la indicada vía, a cuyos autores neutraliza y desarma el bravo Víctor  Bisonó y dos compañeros más, el grupo se dirige a desayunar al Hotel Matum.

Ahí son atacados con armas de todos los calibres, inclusive con el  poderoso cañón de un tanque de guerra y decenas de soldados fantoches desplegados en la sabana que entonces existía entre dicho hotel y el Monumento a los Héroes de la Restauración.

Las esquirlas que provoca uno de esos cañonazos matan al valiente Coronel Juan María Lora Fernández, militar que ya se había consagrado en las luchas libradas en las centenarias calles del viejo  Santo Domingo. Los soldados fantoches atacan, llueve artillería de todo tipo, pero los bravos que defienden sus vidas en el artero ataque, van dejando una estela de muerte en la sabana con sus certeros disparos.

Aquello se trató de una cobarde encerrona, pero sus autores no contaban con la decisión y bravura de los defensores. Después de largas horas de batallar con denuedo, los autores del ataque se ven obligados a hacer un alto al fuego y entonces aparecen los representantes de la Fuerza Interamericana de Paz, pomposo y falso nombre, proponiendo llegar a un acuerdo. Desean evacuar del hotel a los de un circo norteamericano allí hospedados, pero el Coronel Caamaño les dice cortante que no lo permitirá y que a su grupo deben permitirles salir con seguridad del hotel, lo que se logra a poco.

Muchas paredes del hotel Matum conservan todavía los impactos de las balas y los cañonazos para que sirvan de recuerdo aquella hazaña protagonizada por el grupo de constitucionalistas que vinieron a Santiago en son de paz y que fueron atacados con evidente cobardía, pero que supieron luchar con denuedo no obstante estar en desventaja.

La emboscada había fallado. El número de soldados gobiernistas muertos fue muy alto, mientras que los defensores solo sufren la muerte de dos de ellos, incluida la caída del Coronel Lora Fernández.

La Batalla del Matum  había concluido y la relativa paz de entonces regresó al Primer Santiago de América y escenario muchas veces de épicas batallas libradas por la independencia nacional.

Déjanos tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: