Man 1156543 960 720

Estudio revela que la soledad ha alcanzado niveles epidémicos en los EE.UU.


EE.UU.-La compañía global de servicios de salud Cigna publicó los resultados de una encuesta nacional que analiza el impacto de la soledad en los Estados Unidos. La encuesta, realizada en asociación con Ipsos, una compañía de estudios de mercado, reveló que la mayoría de los adultos estadounidenses son considerados solos.

La evaluación de la soledad se midió en función de un puntaje de 43 o más alto en la Escala de soledad de UCLA, un cuestionario de 20 elementos que evalúa los sentimientos subjetivos de soledad y el aislamiento social. La Escala de soledad de UCLA es un instrumento de medida académico muy consultado y reconocido para medir el nivel de soledad.

La encuesta a más de 20.000 adultos estadounidenses mayores de 18 años reveló algunos hallazgos alarmantes:

Casi la mitad de los estadounidenses dijeron que a veces o siempre se sienten solos (46 por ciento) o dejados de lado (47 por ciento).

Uno de cada cuatro estadounidenses (27 por ciento) pocas veces o nunca sienten que hay personas que realmente los comprenden.

Dos de cada cinco estadounidenses a veces o siempre sienten que sus relaciones no son profundas (43 por ciento) y que están aislados de otras personas (43 por ciento).

Una de cada cinco personas dijeron que pocas veces o nunca se sienten cercanos a otras personas (20 por ciento) o sienten que pocas veces o nunca hay personas con las que pueden hablar (18 por ciento).

Los estadounidenses que viven con otras personas tienen menos probabilidades de sentirse solos (puntaje promedio de soledad de 43.5) comparado con los que viven solos (46.4). Sin embargo, esto no se aplica a los padres/guardianes solteros/as (puntaje promedio de soledad de 48.2): aunque viven con sus hijos, tienen más probabilidades de sentirse solos.

Solo cerca de la mitad de los estadounidenses (53 por ciento) tienen interacciones sociales significativas cara a cara como, por ejemplo, una conversación larga con un amigo o tiempo de calidad con su familia todos los días.

La generación Z (adultos de entre 18 y 22 años) es la generación que se siente más sola y que dice tener un estado de salud peor que las generaciones mayores.

El uso de las redes sociales por sí mismo no es un indicador de la soledad; los encuestados definidos como usuarios muy frecuentes de redes sociales tienen un puntaje de soledad (43.5) que no difiere significativamente de los puntajes de quienes nunca usan las redes sociales (41.7).

“Consideramos que la salud física, mental y social de una persona están totalmente relacionadas”, expresó David M. Cordani, presidente y director ejecutivo (CEO) de Cigna. “Por eso examinamos periódicamente las necesidades físicas, mentales y sociales de las personas y las comunidades donde viven. Al analizar este tema en profundidad, vemos una falta de conexión humana, que en definitiva lleva a una falta de vitalidad o a una desconexión entre el cuerpo y la mente. Debemos cambiar esta tendencia replanteando la conversación para hablar del ‘bienestar mental’ y la ‘vitalidad’ y así abordar nuestra conexión mental y física. Cuando se trata el cuerpo y la mente como una unidad, vemos resultados muy fuertes”.

La encuesta también reveló varios puntos positivos importantes. Los hallazgos refuerzan la naturaleza social de las personas y la importancia de tener comunidades. Las personas que se sienten menos solas tienen más probabilidades de tener interacciones cara a cara periódicas y significativas; gozan de buena salud en general, tanto física como mental; han logrado un equilibrio en sus actividades diarias, tienen trabajo y mantienen una buena relación con sus compañeros de trabajo. Concretamente, la encuesta demostró que:

Las personas que tienen interacciones cara a cara frecuentes y significativas tienen puntajes de soledad mucho más bajos y, según sus respuestas, tienen un mejor estado de salud que aquellos que pocas veces interactúan con otros en forma presencial.

El equilibrio adecuado entre el sueño, el trabajo, la socialización con amigos, la familia y el tiempo dedicado a uno mismo está relacionado con puntajes de soledad más bajos. Sin embargo, el equilibrio es fundamental, ya que quienes realizan esas actividades solo un poco o en exceso tienen puntajes de soledad más altos.

Sueño: Los que dicen dormir la cantidad de horas adecuada tienen puntajes de soledad más bajos: se ubican cuatro puntos por debajo de los que duermen menos de lo deseado y 7,3 puntos por debajo de los que duermen más de lo deseado. Tienen bastantes menos probabilidades de sentir que les falta compañía (37 por ciento comparado con 62 por ciento entre quienes duermen demasiado) y tienen bastantes más probabilidades de sentir que tienen alguien a quien recurrir (85 por ciento versus 71 por ciento).

Pasar tiempo con la familia: Tanto los que pasan con su familia más tiempo de lo deseado como los que pasan menos tiempo de lo deseado obtuvieron el mismo puntaje en lo relativo al sentimiento de soledad. Los que dijeron pasar demasiado tiempo con su familia se destacan por tener más probabilidades que los que no de decir que sienten que son parte de un grupo de amigos (73 por ciento versus 64 por ciento) y que pueden encontrar compañía cuando la necesitan (74 por ciento versus 67 por ciento).

Actividad física: Las personas que dicen que hacen ejercicio en la cantidad adecuada tienen bastantes menos probabilidades de sentirse solas. El puntaje de soledad de los que se ejercitan más de lo deseado es 3,5 puntos más alto, y también es mayor entre quienes se ejercitan menos de lo deseado (3,7 puntos). Los que se ejercitan más de lo deseado y los que se ejercitan en la cantidad adecuada están a la par en lo relativo a sentir que son parte de un grupo de amigos (79 por ciento cada uno), tener mucho en común con otras personas (75 por ciento entre quienes se ejercitan por demás versus 79 por ciento entre quienes se ejercitan la cantidad adecuada) y poder encontrar compañía cuando la quieren (76 por ciento versus 80 por ciento).

El lugar de trabajo: Quienes dicen trabajar la cantidad adecuada tienen menos probabilidades de sentirse solos: el puntaje de soledad de los que trabajan más de lo deseado es apenas tres puntos más alto, mientras que los que trabajan menos de lo deseado obtuvieron 6 puntos más. Como cabía esperar, los que dijeron trabajar menos de lo deseado tienen menos probabilidades de decir que tienen sentimientos relacionados con estar menos solos (por ejemplo, que se sienten extrovertidos y amigables, que tienen con quien hablar, etcétera), comparado con quienes trabajan más de lo deseado.

“Existe un vínculo inherente entre la soledad y el lugar de trabajo, y los empleadores están en una posición única para ser una parte fundamental de la solución”, comentó Douglas Nemecek, M.D., director médico (CMO) de Psicología (Behavioral Health) en Cigna. “Afortunadamente, estos resultados hablan claramente de los beneficios que trae mantener interacciones significativas cara a cara para combatir la soledad, incluyendo las interacciones en el trabajo y con el médico cuando es hora de realizarse el chequeo anual. Si bien una sola solución no pondrá fin a este creciente problema de salud pública, hemos empezado a hacer cambios a nuestro negocio para ayudar a nuestros clientes y a otros a combatir la soledad y desarrollar su vitalidad”.

Cigna está lanzando una iniciativa para ayudar a combatir la epidemia de soledad y mejorar el bienestar mental y la vitalidad general de los estadounidenses. Como primer paso, la compañía convoca a otras organizaciones afines a unirse a la lucha contra esta epidemia. Trabajando juntos, aspiramos a que un grupo de compañías y organizaciones desarrolle soluciones que ayuden a los estadounidenses a mejorar la vitalidad y a reducir los sentimientos de soledad.

Déjanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: